viernes, 8 de abril de 2016

Hoy he vuelto a meditar. Me encanta cuando el tiempo corre como una cascada electrica de sensaciones. Mi unica atenciin se dirige a mi respiración y solo tengo que centrarme en disfrutar de las sensaciones corporales y mágicas que surgen dentro de mí. He vivido disociada mucho tiempo, enloquecida por la falta de tiempo y disfrute, empeñada en que algo mejor llegaría, sin darme cuenta de que ya estaba conmigo, dentro de mí. Siempre he pensado que la felicidad no llegaba, sin querer verla por mis altas exigencias.
El otro día, me subí allí arriba y me sentí poderosa. Pero no era ninguna de mis interpretaciones estelares, sino que fui yo de verdad. Soy otra. La verdadera Paula, escorpio y llena de energía.
Mis prioridades no son tener pareja o querer triunfar. Quiero cuidarme, quererme y mimar a los que me importan. A los pacientes, a mi familia.
Quizás encuentre mi trabajo donde poder ser igual de feliz que el lunes, y lo feliz que estoy ahora. A veces la vida te enseña cuál es la dirección correcta. Escogí bien el camino, lo he regado a conciencia. Y he obtenido los frutos. Soy una mujer afortunada

jueves, 3 de marzo de 2016

Se me había olvidado.
No recordaba el dolor que se siente cuando alguien te raja por dentro. Pero lo peor es hacer recapitulaciones a esos momentos y hacer sangrar más la herida.
Quizás la he cagado. Tú también. Pero te quería, ahora ya ni sé lo que siento. Decepción sobre todo.... No me imaginé que cuando llegara ese día fueras tan frío y cabrón conmigo. Yo no fui para menos. Pero al menos supe que quería contener todas las emociones y no hacerte partícipe de ninguna.
Hay cosas que prefiero guardar para mí.
Me hacías feliz, lo vi tarde. Quizás siempre llego tarde a los sitios, por insegura de mierda.

martes, 9 de febrero de 2016

No quiero que te pase nunca nada. Y si tuvieras que vivir sucesos dolorosos, me gustaría que fueran consciente de la fuerza que tienes. El mal es inevitable pero quiero que sepas que cuentas con el apoyo necesario para ser un niño fuerte. Quiero que sepas que la vida no es fácil, siempre que desees mirarla con ojos de desconfianza. Elige por tí mismo lo que deseas hacer, a veces te diremos lo que no está del todo bien, pero siempre con amor, para que cuando seas mayor te des cuenta de lo mucho que te queremos.
Tienes la suerte de ser un niño querido y cuentas con factores de protección que no todos los niños tienen. Si encima le añades los padres maravillosos que te han tocado, pienso que vas a ser una persona feliz.
No me gustaria que vivieras con sufrimiento, pero si te tocara, aprendieras de él y valoraras lo que aprendes de cada experiencia de la vida.
Tu mundo es maravilloso. Ahora mismo para mi eres lo más bonito para explorar la grandeza de la vida y su sabiduria. Quiero que leas lo que significa para tu madrina el haber nacido. He aprendido a valorar cosas que antes no me importaban. Tu olor, la miniatura de cada parte de tu cuerpo, tu respiración y tu sonrisa hacen que mi mundo se pare.
Gracias pequeñín, te adoro

martes, 29 de diciembre de 2015

Comienzos felices, trayectos tortuosos, finales esperanzadores. Y vuelta a empezar. Nunca te olvidaré, me acompañas siempre. Aunque haya días jodidos, cada día recuerdo lo que me dirías o cómo sonreirías. Quizás esté distorsionando cómo eras, pero me da igual; guardo cada nota de tí grabada a fuego. Tu olor permanece entre las prendas que he rescatado y tú utilizabas. Lloré cuando se me rompió la gema que me regalaste, que era mi amuleto. Ojalá retroceder al día en que se lo entregaste a mi hermana para mí. Te quiero tanto que duele

lunes, 14 de diciembre de 2015

Te echo de menos todos los días. Desde que me levanto hasta que me acuesto. Quiero volver a escuchar tu voz, ¿dónde nos encontraremos? Te quiero tanto.... Vuelve

sábado, 12 de diciembre de 2015

Verdad verdadera

A veces me para la frialdad de aquellos días, donde todo se reducía a obedecer a una fuerza superior a mí. Todavía contemplo con respeto mi problema y lo que tuve que hacer para salir de allí. Todo lo que fui capaz de hacer por obedecer a unas medidas para mí perfectas, pero nunca visibles. Distorsión corporal y mental; me hallaba sumida en un torbellino de ideas escalofriantes que me hacen sentir pánico de lo que uno puede llegar a ser cuando sufre una enfermedad. Hoy, yendo al trabajo pensaba en todo eso y sentía pena. Por la gente que me vio así, mis malas palabras hacia ellos, mi egoísmo y lo patético que lo encuentro ahora. Nunca pensé que la baja autoestima lleve a una persona a maltratar su organismo y llenarse de alimento para intentar sentirse completo. Ya han pasado seis años, gracias a dios pasó tanto sufrimiento.

lunes, 5 de octubre de 2015

Me encanta cuando a veces les da por lanzarse a la piscina, mandar sus pensamientos rígidos al garete, y la forma de dejarse llevar de algunos. Sin embargo, da mucha pena, cuando se dan cuenta de que la realidad es otra, y se olvidan de lo que luego puede llegar a pasarles factura. Podría decirse que  en ocasiones dejarse llevar suena demasiado bien, pero en la práctica, los momentos de gloria duran pocos momentos. Horas, días, incluso instantes.
No es tanto huir de lo que somos, sino intentar hacer de lo que somos algo más flexible, y poder empezar de cero.